domingo, 15 de enero de 2017

Cómo hice un casting con modelos desnudas

Buenas a tod@s, desde mi última visita ya ha pasado un año, jajaja, entre unas cosas y otras. Como os dije , he estado pensando mucho en mi futuro durante este tiempo, y quiero contaros la experiencia que tuve hace unas semanas, justo en plenas Navidades.
Se me presentó la oportunidad de participar en un congreso una vez más como azafata, y como el dinerillo extra me iba a venir muy bien para estas fechas, decidí aceptar. Y allí fue donde conocí a Adriana, una compañera con la que hice buenas migas desde el principio, y con la quedaba a comer siempre que terminábamos nuestras jornadas laborales. Tras unos días de intimar, ella me confesó que andaba con las mismas dudas que yo, pero que por la casualidad le había salido un proyecto que no sabia si iba a aceptar, pero que se animaría a hacerlo y me contaría de qué iba si yo la acompañaba.


Tanto misterio me estaba matando, así que le hice la promesa, y me dijo que qué me parecería si acudíamos a un casting para hacer una fotogalería porno. Era increíble la conexión que sentía con aquella chica, y cómo las ideas que os había comentado en mi anterior post se podían hacer realidad de la noche a la mañana, y lo que era mejor, sin que nadie se enterara si la cosa no llegaba a convencerme. Fácilmente podía decir en casa que seguía trabajando en el congreso si todo salía bien, así no tendría que dar ninguna explicación de más.
Así que por supuesto decidí aceptar la oferta de Adriana, y juntas acudimos a aquel casting que quizá podría cambiar nuestras vidas. El lugar de la cita era un edificio de oficinas muy modernas, y al entrar en la que nos tocaba me sorprendió el aspecto de profesionalidad que rodeaba todo; nos recibió una chica muy bien vestida y muy amable que nos llevó hasta el salón donde se realizaba la prueba. Y allí mi amiga y yo nos quedamos con la boca abierta.
Había al menos cien mujeres desnudas allí reunidas, todas hablando y riendo como si nada. Y como ya he dicho, considero que tengo un cuerpo bastante atractivo, y Adriana no se quedaba atrás; pero lo que vimos allí nos dejó bastante paradas, porque las tías que andaban allí eran realmente esculturales, y en un primer momento, realmente pensamos que no teníamos ninguna oportunidad de ser elegidas. La chica que nos recibió nos dijo que teníamos que desnudarnos en unos vestuarios que se encontraban en el mismo salón, y después reunirnos con ese grupo.
Al salir y reunirnos con aquel grupo, vimos que en una mesa había mesa con algunas bebidas alcohólicas, y que más de una, seguramente algo cortadas como nosotras, se habían servido ámpliamente de ellas, con lo que había algunas chicas bailando desnudas. Y fue entonces cuando se presentaron dos hombres con sendas carpetas, y nos dijeron que nos irían indicando varias posturas sexuales, que ellos tomarían nota de nuestras aptitudes, y después nos comunicarían su elección.


Nuestra primera postura para realizar fue la de unas lesbianas xxx; aunque nunca me han atraído las mujeres, y creo que a Adriana tampoco, tengo que reconocer que nos salió bastante bien, o al menos a mí me lo pareció, con una actitud muy suelta y muy natural. Pero luego nos separaron, y entraron varios hombres también totalmente desnudos.
Después de eso creo que todo se desbocó un poco, o al menos esa es mi impresión. Para mí, mi primera postura con un acompañante masculino fue la de porno anal, un acto sexual que no había practicado mucho en mi vida, así que creo que no me comporté como una estrella del porno precisamente. Mientras me ponía en culo en pompa, por el rabillo del ojo vi como a otras chicas follando con sus parejas, y me dio cierta envidia de que alguna de ellas hubiera sido yo, pues seguro que lo hubiera bordado.
Cuando Adriana y yo nos encontramos a la salida, pues entre tanto barullo ni siquiera coincidimos en el vestuario, comentamos que a ninguna de las dos nos habían escogido, pero la experiencia nos había gustado tanto que estábamos decididas a repetirla, así que nos dimos nuestros teléfonos y prometimos que estaríamos en contacto.
Y esa fue mi primera experiencia con el mundo porno, no sé si habrá más, ya os lo contaré en la próxima ocasión. Besos para tod@s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario